Sombra

“Aunque pase por el valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque Tú estás conmigo; Tu vara y Tu cayado me infunden aliento”, ‭‭Salmo‬ ‭23:4.

Para muchas personas, los conflictos y problemas al comenzar un año nuevo parecen tan abrumadores que es difícil ver el mañana con esperanza. Las circunstancias de la vida muchas veces nos alejan física o afectivamente de nuestras familias y amigos, y nos sentimos solos y desamparados, como bajo una gran sombra que nos envuelve.

 

En el Salmo 23 vemos la frase “sombra de muerte”, que se piensa que pudo usarse para describir la oscuridad profunda que se experimentaba en el desierto de Judá en invierno. Era cuando las sombras traían la incertidumbre de la presencia de animales salvajes o ladrones que pudieran representar peligro de muerte.

Sin embargo, en una de las profecías sobre la venida del Mesías prometido, se hablaba también de la realidad de la “sombra de muerte”. Esta vez, se menciona una gran obra en favor del pueblo de Dios: “El pueblo que andaba en tinieblas Ha visto gran luz; A los que habitaban en tierra de sombra de muerte, La luz ha resplandecido sobre ellos” ‭‭(Is. ‭9:2‬).

Los evangelios también hablan del cumplimiento de esta profecía como el propósito mismo del ministerio de Juan el Bautista anunciando al Mesías (Lucas ‭1:79‬).

Como parte del plan redentor de Dios, Jesús vino a experimentar la oscuridad profunda y el desamparo que tú y yo nunca experimentaremos. Él llevó sobre sí mismo la descarga de la justa ira de Dios al exclamar: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Mr.‬ ‭15:34‬). Son las palabras profetizadas en el Salmo 22, que expresaban el clamor del siervo sufriente que vendría a salvar a su pueblo y ser la luz verdadera en este mundo de oscuridad espiritual.

“Jesús les habló otra vez, diciendo: ‘Yo soy la Luz del mundo; el que Me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la Luz de la vida’”, ‭‭Juan‬ ‭8:12.‬‬

Las buenas noticias de la buena voluntad de Dios para la humanidad son que en Cristo podemos estar seguros de que, aunque experimentamos momentos de soledad e incertidumbre este nuevo año, nunca seremos desamparados por el Padre. Esto es debido a que hemos recibido la justicia perfecta de su Hijo por nosotros y en nuestro favor (Ro. 5:1). Cristo vino “Para dar a Su pueblo el conocimiento de la salvación Por el perdón de sus pecados, Por la entrañable misericordia de nuestro Dios…” (Lc. 1:77-78).

Además, aun en medio de la angustia expresada en los momentos de intensa oscuridad que refleja el Salmo 22, podemos gozarnos en la realidad con la que termina el salmo al hablar de la gran obra de Dios y al pensar en nosotros hoy: “Vendrán y anunciarán Su justicia; A un pueblo por nacer, anunciarán que Él ha hecho esto” ‭‭(Sal. ‭22:31)‬.

Piensa en esto y encuentra tu descanso en Él.

 

@Juan Marcos Gómez

Coalición por el Evangelio

 

Acerca de Jesús Alemán

Presidente de Jóvenes de la Segunda Iglesia Bautista de Cárdenas y Fundador de EvangelioCuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.